Pablo escobar prostitutas prostitutas en el puerto de la cruz

pablo escobar prostitutas prostitutas en el puerto de la cruz

Esta es su descripción de lo que sucedió:. El patrón, absorto en su llamada, no escuchó el estrépito. Pablo hizo lo mismo, pero sus movimientos eran lentos debido al gran sobrepeso que tenía. Subió al segundo piso, pues allí había una pequeña ventana que daba al techo de una casa vecina. Pablo corría por el techo cuando mi hermano llegó a la ventana, le apuntó y le disparó en la cabeza con su fusil M calibre 5.

Este artículo es parte de una serie que estudia la relación entre élites y crimen organizado. Lea el informe completo de Colombia pdf. Los PEPES habían diezmado al Cartel de Medellín utilizando una combinación de astucia, violencia y alianzas estratégicas, y lo habían dejado con un solo guardaespaldas. Financiados por sus rivales del Cartel de Cali, fortalecidos por la inteligencia de los miembros de su cartel hartos de las traiciones y los asesinatos de Escobar, y protegidos por la Policía, los PEPES eran una poderosa fuerza que cambiarían el panorama criminal de Colombia.

A diferencia de Escobar, Don Berna no se enfrentó al gobierno, no mató policías y jueces, ni secuestró a los miembros de las élites. Él sabía que la Policía era un enemigo implacable y que podría convertirse en un aliado excepcional.

Y ellos utilizaron este poder para influir en la manera como el gobierno colombiano desplegó sus recursos militares, judiciales y políticos. Don Berna y sus compañeros de los PEPES utilizaron estas conexiones para rastrear a la familia de Escobar y a sus socios, matar a muchos de ellos con impunidad, aislar a El Patrón y hacer que muchos de los socios de Escobar se pusieran de su lado. La Policía utilizó a Don Berna para obtener información que condujo a la captura de figuras clave de Escobar, a la confiscación de propiedades y a la congelación de las cuentas bancarias de Escobar.

Luego se extendió a los campos y creó un ejército personal que incluía miles de milicias paramilitares urbanas y rurales. Finalmente, la nómina criminal de Don Berna llegó a incluir oficiales del ejército, policías y jueces. De una manera perversa, también estaba relacionada con la creación del Estado.

Las fuerzas de seguridad recurrieron a la colaboración del crimen organizado para llevar a cabo tareas asignadas por el gobierno. Es sobre esta relación mutuamente beneficiosa y simbiótica sobre lo que trata este estudio de caso. De guerriilero a guardaespaldas. En segundo lugar, sus primeras incursiones en la ilegalidad no fueron en el negocio de las drogas, sino en el Ejército Popular de Liberación EPL , uno de los muchos grupos guerrilleros de izquierda que habían surgido en Colombia en los años sesenta, como resultado del cerrado sistema político colombiano.

Élites y Crimen Organizado en Colombia: En cambio, a mediados de los ochenta empezó a lavar carros para un importante empresario y mafioso en el municipio de Itagüí, en las afueras de Medellín. Este hombre era Fernando Galeano, quien junto con su hermano Mario eran amigos cercanos de Escobar y del Cartel de Medellín.

Fundado en los años setenta por los hermanos Ochoa y por Pablo Escobar, hacia la década de los ochenta el Cartel de Medellín controlaba la mayor parte del comercio de cocaína, mientras que el resto era administrado por sus acérrimos rivales en Cali. Otros miembros, como Gonzalo Rodríguez Gacha, también proporcionaban hombres y apoyo logístico.

Así que, aunque el Cartel de Medellín estuviera conformado por muchos miembros y clanes —que traficaban drogas conjuntamente con Escobar usando las rutas que él controlaba, o bien de manera independiente—, todos le pagaban a El Patrón una parte, lo que significaba que actuaban bajo el consentimiento y la protección de Escobar.

También pagaban cuotas por actividades específicas relacionadas con el cartel, como la sangrienta campaña que adelantaría contra el gobierno en su lucha contra la política de extradición. El exguerrillero pronto se convertiría en un miembro de confianza del clan criminal de Los Galeano, un subgrupo del Cartel de Medellín.

Pero al principio nunca estaba en las reuniones; prefería quedarse afuera en el carro, esperando a que su jefe, Fernando Galeano, terminara sus negocios. Los principales socios de la organización seguían siendo los hermanos Ochoa, Rodríguez Gacha y los familiares de Escobar, sobre todo su primo, Gustavo Gaviria. Don Berna estaba muy por debajo de esta estructura y tampoco tenía vínculos familiares con los líderes. La familia Galeano era fuertemente anticomunista, algo que compartían muy bien con otros miembros del Cartel de Medellín.

Este anticomunismo surgió en parte del hecho de que el EPL y otros grupos guerrilleros se financiaban mediante el secuestro, el robo y la extorsión, y a veces atacaban a ricos criminales, que a menudo respondían de la misma manera. Sin duda, el secuestro de la hermana de los Ochoa por parte de guerrilleros del M en condujo a la creación de un grupo paramilitar financiado por el Cartel de Medellín, conocido como Muerte a Secuestradores MAS.

Rodríguez Gacha también estableció sus propios grupos paramilitares cuando los guerrilleros robaron dinero de su organización.

El odio hacia los guerrilleros era algo que unía a los Galeano con otro clan que trabajaba para el Cartel de Medellín: Hacia mediados de los años ochenta, Fidel era un miembro importante del Cartel de Medellín y dirigía una de las rutas de cocaína de Bolivia que llevaba base de coca desde Bolivia hasta los laboratorios del cartel en Colombia.

Hay dos versiones de esta historia: De cualquier manera, Galeano inició una guerra contra el EPL. Bajo el liderazgo de Don Berna, los sicarios de Galeano encontraron y asesinaron a un líder local de Estrella Roja en su heladería preferida. El EPL se vengó atacando a uno de los negocios de Galeano: Él sobrevivió, después de lo cual consiguió una prótesis para su pierna, que lo hacía caminar cojeando, y adquirió una feroz reputación como sobreviviente.

Durante este período, el poder del Cartel de Medellín siguió creciendo, al igual que su batalla contra el gobierno y las élites de Colombia. En el centro de este conflicto estaba la posibilidad de la extradición a Estados Unidos. La guerra contra la extradición fue una de las confrontaciones típicas de Escobar. En , sus asesinos mataron a Rodrigo Lara Bonilla, el ministro de Justicia del país. Luego asesinaron a Guillermo Cano, el tenaz editor del periódico El Espectador. Pronto Escobar comenzó a enfocarse en la Policía; les puso precio a sus cabezas, por lo que cientos de sus miembros cayeron a manos de los asesinos del Cartel de Medellín.

Y luego fue tras los jueces —asesinando a decenas de ellos— y los tribunales. En , se cree que Escobar —interesado en destruir los archivos de la Corte Suprema y con el fin de intimidar a la institución—, apoyó al grupo guerrillero M en su ataque contra el Palacio de Justicia. En , el procurador general Carlos Mauro Hoyos fue asesinado por sicarios de Escobar. En , los políticos se convirtieron en su objetivo.

En noviembre, una bomba derribó un avión de una aerolínea nacional, matando a los ocupantes de la nave, pues Escobar creía que el candidato presidencial César Gaviria iba en ese vuelo. Esta guerra tuvo su precio para Escobar y el Cartel de Medellín.

Escobar también estaba cansado de vivir como fugitivo y sin dinero en efectivo, y necesitaba reagruparse. Por el momento, la guerra había terminado. Escobar tenía el total control de los guardias, y la gente entraba y salía como quisiera. Escobar había incluso construido una casa de muñecas para que su hija jugara cuando iba a visitarlo. Era exactamente lo que Escobar necesitaba. Pero aunque todavía tenía cientos de millones de dólares en propiedades, no tenía liquidez, así que utilizó su primer año tras las rejas para reorganizar el Cartel de Medellín y lograr que su efectivo fluyera de nuevo.

Esta ruta hizo de Galeano y Moncada los principales traficantes de droga del cartel. Dado que tenían la confianza de Pablo Escobar, los hermanos Galeano también llegaron a estar involucrados con la Oficina de Envigado, el temido sistema de Escobar para recolectar los dineros de la mafia. La Oficina se llamó así porque literalmente era una oficina en la Alcaldía de Envigado. Cobraba deudas y se aseguraba de que todos los miembros del Cartel de Medellín le pagaran sus cuotas a El Patrón.

Si alguien se resistía a los intentos de la Oficina de Envigado por cobrar una deuda, La Terraza era contratada para llevar a cabo el asesinato. Algunos se resistieron, y la Oficina de Envigado se convirtió en una parte importante del panorama criminal de Medellín. Después de la guerra contra el EPL, Don Berna se había ganado la confianza de los Galeano y se convirtió en su jefe de seguridad.

Chris Feistl, un agente veterano de la Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos DEA por sus iniciales en inglés , que ha viajado varias veces a Colombia, cree que hacia Don Berna era una figura respetada en el cartel, así como un hombre de acción.

Y lo que es peor, El Patrón creía que le estaban robando. Autorizó que el dinero fuera robado y convocó a Galeano y Moncada para una reunión en La Catedral. El sicario de Escobar, Popeye, relató lo que pasó después: Despedazamos sus cuerpos y después quemamos lo que quedaba de ellos.

Consciente de que habría represalias de los grupos de Galeano y Moncada, Escobar envió sicarios para que acabaran con cualquier amenaza que pudiera representar alguno de los miembros de sus familias. Los hermanos y sucesores de los dos hombres, Mario Galeano y William Moncada, fueron asesinados, así como otros aliados de las dos familias.

A partir de entonces, todos los que les debían dinero a las familias tenían que pagarle las deudas a Escobar. En un solo movimiento, Escobar había ganado decenas de millones de dólares. Sin embargo, a los sicarios de Escobar les faltó un miembro clave del clan Galeano.

Utilizando intermediarios, Escobar logró contactar a Don Berna por teléfono. Si quiere trabajar conmigo, respetaré su vida. Las noticias de los asesinatos de Galeano y Moncada al interior de La Catedral también fueron conocidas por los gobiernos de Colombia y Estados Unidos. Alertado por sus espías en la orden del presidente, Escobar salió de La Catedral y se convirtió en fugitivo de nuevo. La guerra se reanudó. Pablo Escobar se había ganado una larga lista de enemigos, tanto en el mundo legal como en el criminal, y pronto, ambos unirían sus esfuerzos para acabar con el capo de la droga.

Los Castaño se habían distanciado de Pablo Escobar por varias razones, en particular por la afinidad de Escobar con las guerrillas de izquierda y por sus presuntos vínculos con el M y otro grupo guerrillero, el Ejército de Liberación Nacional ELN.

Las motivaciones de Don Berna eran menos claras. Don Berna estaba molesto por el asesinato de su jefe, Galeano. Es probable que ambos factores hubieran influido: Ella imploró por la vida de Juan Pablo. De ese dinero pagó una deuda de 24 millones de dólares a sus socios Fernando Galeano y Gerardo Kiko Moncada, a quienes habría de asesinar en esa prisión aledaña a Medellín ese mismo año.

La deuda quedó saldada con un avión. Lo que no nos quitó el gobierno por la vía legal nos lo quitaron nuestros enemigos a punta de pistola. Nos tocó volver a empezar la vida, reinventarnos. La familia de Pablo Escobar Gaviria llegó a Buenos Aires el 24 de diciembre de con nuevos nombres, adquiridos seis meses antes en Colombia mediante un procedimiento legal.

Eligieron Buenos Aires porque en Argentina no les pedían visa y en el viaje hacia Maputo hicieron una escala en esa ciudad y les agradó el esplendor del verano austral en sus calles. Yo llegué a estudiar, a prepararme y a trabajar inmediatamente porque no teníamos forma de mantenernos. Los enemigos de mi padre nos dijeron: Y fuera de eso, terminamos con tan mala suerte que, con las traiciones familiares, lo poco que se iba a salvar terminó siendo robado por los hermanos de mi padre.

Sostiene que sus parientes incluso falsificaron documentos. Dice que su tío Roberto, El Osito, subalterno de Pablo a lo largo de su carrera delictiva, se apropió de 3 millones de dólares en efectivo que su padre había dejado para ellos, mientras a su tía Alba Marina le pidieron recuperar varias cajas de dólares escondidas en dos caletas en una casa en Medellín, pero se quedó con el dinero.

Eso me dio estabilidad y pudimos salir delante de a poquito. También la ayuda de la familia de mi madre fue muy importante.

Dice que su madre trabaja en la venta de bienes raíces y obras de arte. Él y su madre fueron detenidos en en Argentina bajo cargos de lavado de dinero. Vivían en un departamento a nombre de ella, en Saavedra, un barrio de clase media alta en Buenos Aires.

El lado no tan dulce de La Gran Manzana. Las espectaculares fotos de las explosiones en el sitio de pruebas nucleares de Kim Jong-un. Las primeras fotos oficiales de la boda de Meghan Markle y el príncipe Harry. Quién es Loris Karius, el arquero que falló en la final de Champions League y lloró al pedir perdón a los hinchas del Liverpool. Cómo se gestó la liberación de Joshua Holt, el estadounidense preso en Caracas durante casi dos años. Donald Trump aseguró que hay "conversaciones muy productivas" para realizar la cumbre con Kim Jong-un en la misma fecha.

Espiritismo, brujos, ritos y conjuros: La tormenta Alberto avanza por el Caribe hacia el Golfo de México y el estado de Florida decretó el alerta. Quién es Savita, la mujer que se convirtió en un símbolo de la campaña por la legalización del aborto en Irlanda.

Resultados finales del histórico referéndum en Irlanda: La inteligencia artificial llega a los celulares de gama media.

Plogging, la movida runner con conciencia ambiental que crece en Argentina. Desde Marruecos hasta Japón: El lado no tan dulce de La Gran Manzana. Las espectaculares fotos de las explosiones en el sitio de pruebas nucleares de Kim Jong-un. Las primeras fotos oficiales de la boda de Meghan Markle y el príncipe Harry.

Quién es Loris Karius, el arquero que falló en la final de Champions League y lloró al pedir perdón a los hinchas del Liverpool. Cómo se gestó la liberación de Joshua Holt, el estadounidense preso en Caracas durante casi dos años.

Donald Trump aseguró que hay "conversaciones muy productivas" para realizar la cumbre con Kim Jong-un en la misma fecha. Espiritismo, brujos, ritos y conjuros: La tormenta Alberto avanza por el Caribe hacia el Golfo de México y el estado de Florida decretó el alerta. Quién es Savita, la mujer que se convirtió en un símbolo de la campaña por la legalización del aborto en Irlanda.

La deuda quedó saldada con un avión. Lo que no nos quitó el gobierno por la vía legal nos lo quitaron nuestros enemigos a punta de pistola. Nos tocó volver a empezar la vida, reinventarnos. La familia de Pablo Escobar Gaviria llegó a Buenos Aires el 24 de diciembre de con nuevos nombres, adquiridos seis meses antes en Colombia mediante un procedimiento legal.

Eligieron Buenos Aires porque en Argentina no les pedían visa y en el viaje hacia Maputo hicieron una escala en esa ciudad y les agradó el esplendor del verano austral en sus calles. Yo llegué a estudiar, a prepararme y a trabajar inmediatamente porque no teníamos forma de mantenernos. Los enemigos de mi padre nos dijeron: Y fuera de eso, terminamos con tan mala suerte que, con las traiciones familiares, lo poco que se iba a salvar terminó siendo robado por los hermanos de mi padre.

Sostiene que sus parientes incluso falsificaron documentos. Dice que su tío Roberto, El Osito, subalterno de Pablo a lo largo de su carrera delictiva, se apropió de 3 millones de dólares en efectivo que su padre había dejado para ellos, mientras a su tía Alba Marina le pidieron recuperar varias cajas de dólares escondidas en dos caletas en una casa en Medellín, pero se quedó con el dinero.

Eso me dio estabilidad y pudimos salir delante de a poquito. También la ayuda de la familia de mi madre fue muy importante. Dice que su madre trabaja en la venta de bienes raíces y obras de arte. Él y su madre fueron detenidos en en Argentina bajo cargos de lavado de dinero. Vivían en un departamento a nombre de ella, en Saavedra, un barrio de clase media alta en Buenos Aires.

La policía reportó que tenían cuatro empleadas de servicio, dos de ellas colombianas. La Corte Suprema de Justicia argentina los absolvió tras un proceso de siete años. Nadie en la Policía fue juzgado por delito alguno. Don Berna no solo usaría los servicios del Cartel del Diablo, sino que también le prestaría servicios a la red.

Una de esas conexiones era con la unidad antisecuestro del gobierno. También controlaban las interceptaciones telefónicas, una gran fuente de información y poder en los mundos político y criminal. Santoyo se convertiría en parte importante de la estructura criminal de Don Berna y pondría su dirección al servicio del crimen organizado. Y en , pasó a ser el jefe de seguridad del entonces presidente Uribe. La relación entre Don Berna y Santoyo era importante en diferentes niveles.

A cambio, Don Berna pagaba a Santoyo grandes cantidades de dinero. Santoyo también ayudó a Don Berna a encargarse de sus rivales. En , integrantes de La Terraza robaron un alijo de dinero que Carlos Castaño había dejado en Medellín.

La afrenta se presentó cuando Don Berna consolidaba su influencia en el hampa de Medellín y fortificaba la Oficina de Envigado como la organización dominante de toda la actividad criminal en la ciudad. Después del robo, Don Berna se fue contra este grupo. La Terraza respondió matando al hermano de Don Berna, Rodolfo, el hombre que presuntamente mató a Escobar en ese techo de Medellín. Pronto se sintió la guerra en toda la ciudad. Eventualmente, Don Berna recurrió a Santoyo para que le ayudara a aplastar al grupo disidente.

Pero su relación con Don Berna se mantuvo. Este fue uno de los cargos de mayor poder en la Policía, compitiendo incluso con el director de la Policía Nacional en términos de acceso e influencia. Don Berna y las AUC. Aunque exguerrillero, su posición política no era evidente, aun cuando se volvió contra sus excamaradas del EPL. También desencadenó lo que implicó un sangriento golpe de narcotraficantes como Don Berna para tomar el control de las AUC.

La relación con la familia Castaño se estrechó luego de la muerte de Santacruz Londoño, cuando Don Berna se escondió en Córdoba, con protección de los Castaño. Esta versión, sin embargo, ha sido cuestionada por otros jefes paramilitares y autoridades por igual. Hacia , Rodrigo y su Bloque Metro operaban en gran parte de Medellín. Esto no había sido parte del plan de Don Berna.

Él quería que los paramilitares le ayudaran a eliminar a sus opositores y luego le dejaran la ciudad. No cabe duda de que el ingreso de Don Berna a las AUC hacía parte de una expansión masiva del ejército paramilitar desde su base en Antioquia y Córdoba a todo el país, lo que incluía numerosas organizaciones criminales. Uno de los comandantes del BCN, por ejemplo, era Rogelio, el antiguo investigador del gobierno convertido en agente de la Oficina.

Operó aquí en las comunas [barrios marginales]. Hasta cierto punto, la estrategia funcionó. El cabecilla del Bloque Metro, Rodrigo Doble Cero, se estaba convirtiendo en un problema, no solo por su poder en Medellín, sino también por sus constantes declaraciones de cómo los narcotraficantes se habían tomado las AUC, con Don Berna a la cabeza.

Era lógico que comenzara su campaña contrainsurgente en su natal Medellín, dando a las fuerzas de seguridad la orden de expulsar a las milicias izquierdistas de su bastión en la Comuna Se habían formado en los años setenta como respuesta a la amenaza de las pandillas criminales y al esfuerzo insuficiente del Estado por controlarlas.

En los años noventa, este proceso se había acelerado. Con la desintegración del Cartel de Medellín, las milicias comenzaron a multiplicarse y lograron abatir varias pandillas criminales.

Las milicias también se convirtieron en un elemento de la vida criminal de Medellín, con el dominio de muchas zonas de la ciudad, en particular la Comuna La proliferación de milicias de izquierda alarmó a las élites políticas y económicas, que también veían cómo los insurgentes marxistas de las FARC y el ELN expandían su poder en las zonas rurales.

En , la alarma se encendió cuando las FARC concentraron a unos insurgentes en la base militar de Las Delicias, al sur del departamento del Putumayo, y mataron a 27 soldados y capturaron a otros A esto siguieron otros espectaculares ataques guerrilleros. Por primera vez había un temor real de que las FARC estuvieran en capacidad de tomarse el poder. Con base en Medellín, pero a cargo de gran parte del departamento de Antioquia, la Cuarta Brigada tenía ya una relación laboral con muchos grupos paramilitares.

Para agosto de , Montoya presuntamente estaba trabajando con Don Berna. Los intereses de Don Berna sin duda coincidían con los de los militares, aun cuando sus motivos fueran en otra dirección: Don Berna mismo lo declaró. En una carta al juez Richard M. Supuestamente la coordinación comenzó mucho antes de la operación. Un informante de la CIA aseveró que el Ejército, la Policía y el BCN redactaron un documento en el que se organizaba su plan para lo que se llamaría Operación Orión en los días que precedieron al ataque coordinado; Montoya, Gallego y el jefe paramilitar Fabio Jaramillo lo firmaron.

Para el segundo día, el Ejército se paseaba por los barrios, y en la noche los paramilitares hacían lo mismo. Muchas veces desde vehículos oficiales de las fuerzas de seguridad y usando a desertores de la milicia, personal del BCN y la Oficina buscaban a milicianos, los sacaban de las calles, y los torturaban y ejecutaban. Para el cuarto día, se había acabado todo: Por lo menos 92 víctimas fueron identificadas posteriormente pero se cree que cientos fueron asesinados por los hombres de Don Berna y las fuerzas de seguridad.

Destrucción del Bloque Metro. En un inicio, Don Berna no podía desafiarlo abiertamente. Don Berna tuvo que esperar esta vez y fortalecer su ejército, lo cual hizo con la formación del BCN. Poco a poco, Don Berna logró aislar a sus rivales. Por increíble que parezca, para , las AUC se habían convertido en el principal regulador y juez del negocio de la cocaína, con mayor poder e influencia que el que hubiera tenido Pablo Escobar alguna vez. La batalla había comenzado.

Para noviembre de , Don Berna lo tenía todo. Para empezar, era el dueño indiscutible de Medellín, ejerciendo control por medio de la Oficina de Envigado de todos los elementos criminales de la ciudad. La Oficina podía contar con unos 6. Para , la Oficina de Envigado y su modelo se habían expandido. Estas oficinas eran estructuras criminales localizadas y semiautónomas, pero que tenían todas la misma función: Muchos también ofrecían servicios locales de seguridad privada.

El castigo por no pagar alguna deuda, sin importar lo pequeña que fuera, iba desde la amputación de los dedos hasta ser abaleado en la calle. Si una oficina necesitaba embargar las posesiones de un narcotraficante endeudado, como su casa, su hacienda o sus autos, despachaba a un abogado para que lo forzara o sobornaba a la gente para que transfiriera los bienes.

En Medellín, la Oficina de Envigado era tan eficiente que Don Berna podía incluso controlar los índices de homicidios. Desde hasta , la increíblemente alta tasa de homicidios en Medellín cayó en casi 50 por ciento después de que Don Berna ordenara a su organización que mantuviera a raya los asesinatos. Nadie tenía permitido matar a otro sin autorización expresa de Don Berna.

El control casi hegemónico de Don Berna sobre Medellín le permitió imponer un orden casi empresarial sobre las actividades criminales: Los combos en esa gran red también funcionaban como pequeños negocios especializados, dedicados muchas veces a una sola actividad ilegal: Esto le permitía mantener sus relaciones con las élites de Medellín, en la medida en que él podía generar gobernabilidad y garantizar resultados de seguridad. Tan exitoso fue el modelo que otros jefes de las AUC lo adoptaron.

Para cuando las AUC se desmovilizaron en , en el marco del proceso nacional de paz con el gobierno, había oficinas de cobro en casi todas las ciudades del país, y todas las zonas donde había presencia paramilitar. Esta red de estructuras criminales se convirtió en la arteria por la cual fluía la savia del negocio de la cocaína. La influencia criminal de Don Berna en Colombia es difícil de sobreestimar. Para entender la evolución del crimen organizado en Colombia, deben entenderse los sistemas instaurados por Don Berna en Medellín.

La relación de Don Berna con esas élites comenzó en la persecución contra Pablo Escobar. Las primeras alianzas de Don Berna fueron a la vez personales e institucionales. Los PEPES no solo entregaban inteligencia a la Policía, sino también poder armamentista y la disposición para hacer el trabajo sucio que fuera preciso para arrojar a El Patrón a terreno abierto; lo suficiente para que las autoridades —o posiblemente el hermano de Don Berna— lo eliminaran.

Foto por Carlos Villalón. El agente Feistl, de la DEA, lo reiteró. No cabe duda de que los contactos que Don Berna hizo durante ese periodo, tanto en el gobierno como en el hampa, configurarían su carrera criminal y su estrategia futura. Esa estrategia la describen analistas, como Morales y La Rotta, como una oportunista y despiadada. Don Berna era ambicioso y estaba preparado para clavarle el puñal por la espalda a cualquiera con el fin de ascender. Todos los mercados, en particular los ilegales, necesitan reguladores, sistemas de protección para que se honren las transacciones y el negocio pueda funcionar.

En el mundo de la cocaína, donde las apuestas son fuertes y las lealtades débiles, el regulador debía ser despiadado al límite y totalmente confiable. Esa era la habilidad de Don Berna. En el caso de sus pares criminales, él fue capaz de crear un sistema que regulara el mercado del hampa de una escala local a la nacional. Esto se hizo claro tanto en sus esfuerzos por combatir las milicias de izquierda y en su capacidad de domar las pandillas criminales en el mismo Medellín, incluyendo, por supuesto, a Pablo Escobar.

pablo escobar prostitutas prostitutas en el puerto de la cruz

: Pablo escobar prostitutas prostitutas en el puerto de la cruz

QUE ES PROTITUTA PROSTITUTAS MADRID PASION 707
Prostitutas alcala prostitutas xhamster 380
Prostitutas barcelona pasion prostitutas de ecuador Abuelas prostitutas follando prostitutas videos
Pablo escobar prostitutas prostitutas en el puerto de la cruz Videos follando prostitutas pp prostitutas
Don Berna y sus seguidores narcotraficantes en las AUC estaban negociando para evitar la extradición; Castaño pensaba que ésta era inevitable. Finalmente, la nómina criminal de Don Berna llegó a incluir oficiales del ejército, policías y jueces. Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. La Terraza respondió matando al hermano de Don Berna, Rodolfo, el hombre que presuntamente mató a Escobar en ese techo de Medellín. Esta es su descripción de lo que sucedió:. Fue muy interesante ver un video boliviano sobre una conductora. En todo ese tiempo, miembros de alto rango de la Fiscalía General se aseguraron de que no se instauraran procesos contra Don Berna.

0 thoughts on “Pablo escobar prostitutas prostitutas en el puerto de la cruz

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *