Prostitutas italia no hay otra alternativa para las mujeres que la de ser amas de casa o prostitutas

prostitutas italia no hay otra alternativa para las mujeres que la de ser amas de casa o prostitutas

Y no importa que cambien los presidentes, los gobernadores, los secretarios de estado, los procuradores, los jueces, los editores. Es probable que los miembros de ambos segmentos de la maquinaria represora que participan en estas tareas no se consideren cómplices directos del femicidio.

Entremezclados entre gentes de bien, presumen sus fortunas y su reputación, originadas en preceptos tan primitivos como el saqueo y la intimidación hacia los otros y las otras con dinero o con pistolas.

El holocausto se multiplica con distintas performances en varios lugares del planeta. Estamos a la deriva de nosotras y nosotros mismos.

Somos yos naufragados en el océano civilizatorio. Siempre que el poder tenga la razón se niega la condición humana. Previamente han ordenado secuestrar a 16 adolescentes, ocho mujeres y ocho varones. Decepcionado de su país natal, el cineasta se quejaba: La perspectiva androcéntrica de Pasolini no escapa a su propia debilidad: El holocausto contra las mujeres, sólo por el hecho de ser mujeres, siempre se ha asimilado de manera natural Pedían un acto amoroso.

Y sin embargo, el estado y la sociedad juarense las dejaron solas. Y solas -salvo honrosas excepciones como las ongs Justicia para nuestras hijas y Nuestras hijas de regreso a casa - batallan. Y su batalla es la de todas y todos los que no tienen voz en este mundo, de los que han sido avasallados por la globalización, por la impiedad del sistema.

Ninguna sociedad puede escapar a sus miserias. Se incuba el miedo y se producen trastornos, no sólo en los familiares directos sino en toda la comunidad. Pero se empieza por el reconocimiento del horror. Desean que la comunidad y las autoridades les den un trato respetuoso, añoran movilizaciones multitudinarias exigiendo justicia, pensiones económicas que les alcance para llegar a fin de mes y que les facilite la lucha por encontrar a los asesinos.

El horror se palpita en cruces rosas, levantadas donde fueron hallados los cuerpos de algunas víctimas; en fotografías de niñas y jovencitas pegadas sobre los postes de luz de las calles, con la leyenda: La iglesia católica repite sus consignas desde la escritura y sanción del Maellus Maleficarum El martillo de las brujas en Saben lo que algunas y algunos conocemos acerca de los crímenes de mujeres.

La Santa Inquisición sistematizó la primera política de exterminio de las mujeres, el primer tope legal amparado por el estado que nos pusieron para que no peligrara el patriarcado The age of sex Crime, Jane Caputi, Popular Press, Su religión los preteje de los males que fabrican. Y la ciudad toda se vuelve un campo de concentración donde los señores no sólo ensayan sus rituales, también construyen otras formas de opresión y engendran nuevos excluidos y excluidas.

Se marchó de su ciudad natal, Chihuahua, a los Pero lo que ganaba, 45 pesos diarios el equivalente a cuatro dólares no me alcanzaba para vivir y pagarme la preparatoria De condición humilde, sin amigos y sin familia, aceptó iniciarse como cantinera a los María en realidad todavía conserva el sueño de ser maestra.

Como tampoco eligen las chavas que se acuestan por una dosis de heroína. Cocinera y encargada de la limpieza de una pizzería en la calle Mina, sus 52 años parecen estrujados por las extensas jornadas laborales y un problema en la cadera que la hace cojear.

No se queja de lo que le ha tocado: Socorro cambió de dios hace ya bastante tiempo, decepcionada del catolicismo, se convirtió en cristiana metodista y su fe es la que la mantiene en pie.

De sus hematomas en la cara y sus moretones en los brazos no habla. Simplemente no contesta si le preguntas. Hurgando en su interior, dice que se ha olvidado de ella misma. Transmite una lacónica resignación: Martha, después de haber perdido varios trabajos por la crisis económica, hace dos días ha vuelto a ocupar un puesto en la industria maquiladora, en la subsidiaria de una corporación estadounidense de automóviles.

No sabe exactamente qué hace: En trayectos de similares características a los que ella hace, han desaparecido mujeres que después fueron localizadas muertas con signos de tortura y estrangulamiento. Ojos negros, pelo azabache hasta la cintura y una figura esbelta, delgada -como la de las chicas que corresponden al perfil seleccionado por los asesinos-, Martha tiene miedo pero no piensa en eso que a veces la carcome por dentro.

Ahora sólo cuenta con su madre y con ella comparte la vivienda. En el fondo se siente incompleta; dice: Saca de su bolso un recorte del periódico El Mexicano que narra la crónica de los hechos: También me muestra un spray paralizante y unas tijeras: Por las mañanas, a veces va a la escuela.

Come gracias a las propinas que los compradores le dan. Los días buenos, entre morralla y morralla junta 30 pesos mexicanos. Todas trabajamos y completamos para pagar el alquiler. Prefiero jugar en la calle. En la escuela me aburro Después de varias citas casuales, un día llega cabizbaja, llorando, sangrando su trauma: Comenzó con su hermana mayor, siguió con la de en medio y acabó con Ana.

De una a la vez. El relato sin puntos ni comas acaba con una pregunta: Intento meterme dentro de la cabeza de la niña, hasta que me doy cuenta que ella cree que todas las mujeres del mundo nos iniciamos con la experiencia de una violación. De los , la mayoría fueron resultado de la violencia contra las mujeres.

A ver si asimilamos las cifras escandalosas: Hay que desmontar el patriarcado. Pero hay que empezar por el discurso, por ellenguaje. Loquedice entre líneas el guión de la publicidad, explicado por la investigadora del Colegio de la Frontera Norte Colef , María Socorro Tabuenca Córdoba: Necesitamos inventarnos un silbato interno que nos de otras herramientas para frenar la fuerza bruta.

Entre las postales cotidianas ves cómo, por precios irrisorios, en silencio asesinan varias generaciones de jóvenes: Las cifras censuradas hablan de , picaderos lugares donde se expende la droga.

Y la venganza se aquieta con una venganza mayor. Los códigos rígidos de la barbarie se repiten una y otra vez. Se impone la normativa de la virilidad irracional y hueca: La guerra de ellos es contra la vida.

La nuestra es sobrevivir a sus guerras. Los cínicos minimizan el femicidio argumentando que existe un patrón de criminalidad generalizado que afecta a diferentes sectores de la sociedad. Una sociedad que pretende madurar en sus niveles de tolerancia no puede aspirar a dejar en manos de la policía sus reglas de convivencia. Los delincuentes mayores, los creadores y regeneradores de la desigualdad social: Las que son madres no cuentan con guarderías para sus hijas e hijos y muchas de ellas se ven obligadas a dejarlos solos o en la calle.

Los mismos empleados venden cocaína a sus compañeros para poder soportar la presión laboral o las dobles jornadas de trabajo. Sólo basta que respire El consumo también se fundamenta en crecer por crecer. Construido como uno de los pilares del capitalismo en su fase terminal, se resguarda en la bandera del desarrollo.

Los datos muestran un aumento significativo entre los dos periodos referidos. Como si fuera poco, en el Informe también se señala una modalidad escalofriante: Personas procedentes de países de altos ingresos viajan a zonas pobres en que hay personas dispuestas a vender sus órganos para poder sobrevivir. Es decir, una vez restaurado el capitalismo.

Me he detenido en los informes de los organismos oficiales y las cifras que ellos mismos reconocen, para mostrar que no estamos exagerando cuando denunciamos esta cruda realidad. La prostitución confirma, diariamente y a cada instante, que la mujer es convertida en una mercancía que puede ser consumida por los hombres para satisfacer sus apetitos sexuales. No importa su edad. Ahora también sectores de los LGBTT, son arrojados a la prostitución por la homofobia que los discrimina en el trabajo y en la sociedad.

Otro de los sectores oprimidos que corre la misma suerte de muchas mujeres. Así, pues, en este marco, entra con fuerza renovada la imagen de la mujer como símbolo sexual, como objeto usado para promocionar la venta de otras mercancías.

Generalmente suele ser una mujer joven y bella, de proporciones exuberantes que bien aparece desnuda o escasamente vestida, o vestida de manera muy sugestiva. El efecto deseado es el de llamar la atención del sexo masculino, como reclamo erótico. La otra cara es la mujer símbolo ama de casa. En los comerciales aparece una mujer ataviada con su delantal, promocionando un producto de aseo o de cocina, o de comida para niños.

Todos roles asociados con su papel de esclava del hogar, de señora de la casa, de madre. En este espacio ella es la que decide, y el hombre aparece con un papel secundario. Y estas mismas ideas se repiten de manera infinita en las novelas, en las revistas, en las noticias, en el cine, en las canciones, en la educación.

Es la reproducción de las ideas dominantes impuestas por la clase dominante por la fuerza de la costumbre. El prohibicionista, basado en la represión penal por parte del Estado, donde el cliente es la víctima y se pretende salvaguardar la moral; el reglamentarista, que al no poder combatir la prostitución busca regularla; el abolicionista, que toma medidas penales contra los proxenetas y clientes, y el enfoque laboral o legalista, en el que la prostitución es valorada como un trabajo.

Valga la aclaración, son políticas burguesas. Estamos porque las mujeres dedicadas a la prostitución tengan, por parte del Estado, capacitación para el trabajo, y que su empleo sea garantizado también por el Estado. Si para tal fin se organizan, estaremos dispuestas a apoyarlas. De la misma manera que las defenderemos de cualquier tipo de represión y maltrato.

Pero, a partir de aquí, estamos absolutamente en contra de la legalización de la prostitución o de cualquier otra política burguesa para reglamentarla. Defendemos el fin de la prostitución y de todas las formas de mercantilización del cuerpo de la mujer. No solo gran parte de las ONGs sino incluso organizaciones políticas que se reclaman de izquierda defienden esta postura de la legalización con argumentos como, por ejemplo, que hay mujeres que se prostituyen por elección libre y con plena conciencia de su libertad sexual.

Pero eso nada tiene que ver con la masiva prostitución que existe en la sociedad. Una prueba irrefutable la tenemos en Cuba: El problema es que las mujeres que son obligadas a prostituirse, no venden solo su fuerza de trabajo, venden sus cuerpos, su dignidad. Y nosotros estamos totalmente en contra de legalizar y reglamentar la esclavitud, que solo beneficia a los esclavistas.

Su consecuencia fiscal fue el pago de impuestos, engordando las arcas del Estado. Resultó peor el remedio que la enfermedad. La prostitución es ahora considerada como un aspecto de la violencia masculina contra las mujeres, niñas y niños.

Es reconocida como una forma de explotación de las mujeres, y como un problema social significativo. El resultado es que los índices de prostitución han disminuido notablemente y la trata de mujeres y niñas casi ha desaparecido. Rosa Cecilia Lemus Si nos guiamos por esta frase de Trotsky, el régimen social capitalista en el que vivimos y la política de sus Estados en todo el mundo, no pasan la prueba.

Una Cumbre títere de Trump y del imperialismo.

Estos trabajaban en talleres, bancos, tiendas y otras empresas, así como en las iglesias, las escuelas y el ayuntamiento. Ser un "ama de casa" era considerado como el trabajo de una mujer. Pero la realidad era a menudo diferente [cita requerida]: Esto ha estado sucediendo desde la antigüedad. En muchas sociedades urbanas, había pocos puestos de trabajo que una mujer tuviera permitido hacer. Otras mujeres, como Florence Nightingale, decidieron ir en contra de la norma social y realizar trabajos remunerados duros, incluso si eran ricas y, por tanto, no necesitaban trabajar.

Las mujeres eran a menudo estaban muy orgullosas de ser una buena ama de casa y tener su casa y los niños correctamente atendidos. En el siglo XX las dos guerras mundiales la Primera Guerra Mundial , , y la Segunda Guerra Mundial, fueron libradas por hombres de muchos países. Mientras los hombres estaban en la guerra, sus esposas se pusieron a trabajar para mantener a los países en pie.

Al final de las dos guerras, muchos hombres habían muerto, otros habían regresado lisiados y algunos hombres fueron capaces de volver a sus posiciones anteriores. Como consecuencia, las mujeres siguieron haciendo muchos de los trabajos que habían empezado a hacer durante las guerras. Algunos trabajos como la enseñanza sólo se llevaron a cabo por las mujeres solteras. Muchas mujeres occidentales en la década de pensaban que esto no estaba tratando a hombres y mujeres por igual y que las mujeres deberían hacer cualquier trabajo que fuesen capaces de hacer, tanto si estaban casadas o no.

Consecuentemente, se exigió a muchas mujeres volver al trabajo tras el nacimiento de sus hijos, sin embargo a menudo siguen el papel de " ama de casa " dentro de la familia. En otras familias, todavía existe la idea tradicional de que el trabajo doméstico es sólo trabajo de la mujer, por lo que cuando una pareja llega a casa del trabajo, es sólo la mujer quien trabaja en la casa, mientras que el hombre descansa después de su jornada de trabajo.

De Wikipedia, la enciclopedia libre. Necesario, liberar a la mujer de la carga del trabajo doméstico. La Jornada , p. Consultado 23 julio de Ocupaciones Amas de casa. Este es también el argumento fundamental de aquellos que se oponen a la nueva ley francesa. Esta tampoco ha convencido a organizaciones sociales como Médicos del Mundo, que reclama que el abolicionismo lleva a las prostitutas a la clandestinidad y las deja a merced del cliente o de las mafias, y sostiene que la red prevista para ayudar a las mujeres a salir de la prostitución es demasiado precaria.

A la luz de las estadísticas, la detective Wahlberg tiene razón: Actualmente son menos de diez. Sin embargo, los burdeles y las aceras se encienden ahora en Internet. La ley obliga a los propietarios de los burdeles a pagar impuestos y la Seguridad Social de las prostitutas. Éstas, que deben tener una licencia municipal, tienen derecho a Seguridad Social y a cobrar el paro. La misma situación que en Alemania. En Dinamarca, las prostitutas pagan impuestos pero no tienen paro ni Seguridad Social.

Suecia fue pionero, en , en aprobar una ley contra la compra de servicios sexuales. Esta normativa prohíbe pagar por el sexo y penaliza al cliente con multas de prisión y económicas. Es un modelo actualmente en expansión. Sin embargo, algunas ordenanzas municipales la prohíben y multan tanto a los clientes como a las mujeres.

En Hungría la prostitución es ilegal. Ampliar foto Una prostituta en Promenade des Anglais Niza , en Eric Gaillard Reuters María R. Madrid 21 ABR -

prostitutas italia no hay otra alternativa para las mujeres que la de ser amas de casa o prostitutas

: Prostitutas italia no hay otra alternativa para las mujeres que la de ser amas de casa o prostitutas

ASESINO DE PROSTITUTAS PROSTITUTAS EN CARRETERAS 336
Prostitutas italia no hay otra alternativa para las mujeres que la de ser amas de casa o prostitutas Dos de cada diez hombres admiten que han pagado a prostitutas en España El día en el que me vendieron como prostituta Traficadas. Algunos olvidados del sistema pierden su vida en el intento. La gran escuela del aprendizaje vital que nos permite madurar es la pareja. Los que estamos a salvo de esa pobreza no alcanzamos a comprender que ellas y ellos ni siquiera pueden elegir la vida sino ciertas formas de supervivencia. Resultó peor el remedio que la enfermedad.
Video prostitutas valencia prostitutas con sida 229
PROSTITUTAS MADURAS BARCELONA PROSTITUTAS EN ESPLUGUES Prostitutas en alcala de henares prostitutas en la garita
Prostitutas baratas en hospitalet fiesta blanca prostitutas 31
Un ejemplo de ello es lo que sucedió este año en Grecia. Por las mañanas, a veces va a la escuela. El resultado es que los índices de prostitución han disminuido notablemente y la trata de mujeres y niñas casi ha desaparecido. La gran mayoría proviene de países pobres de Asia, América Latina y el Caribe, y su destino son los países ricos de Europa, Japón y el Oriente. Nos matan cuando colonizan nuestros cuerpos con finitos y fracasados discursos del poder o con la hegemonía androcéntrica de las ideologías.

0 thoughts on “Prostitutas italia no hay otra alternativa para las mujeres que la de ser amas de casa o prostitutas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *